Artículos

¿Otro ministerio más?

Gastamos miles de millones de dólares anualmente en armamento, haciendo felices a Rusia y otros países y ninguno de esos costosísimos equipos sirve para controlar las cárceles venezolanas y garantizar la vida de los que allí padecen. Las cárceles parecen ser territorios independientes, feudos en poder de mafias, evidentemente más poderosas que el gobierno.

La reciente masacre en la cárcel del Rodeo I, con un balance que supera los 40 muertos y más de 80 heridos, debe motivar al gobierno a una profunda reflexión y para el resto de los venezolanos es una prueba más del fracaso del modelo que se ha tratado de imponer sin éxito al país en 12 largos años. Un modelo caracterizado por la centralización, por la ausencia de diálogo, por el desprecio de la opinión de expertos, por la negación a estudiar experiencias exitosas en otros países y por negarse al diálogo con las diversas organizaciones no gubernamentales dedicadas a este terrible problema.

Podemos decir con absoluta convicción que la solución no es crear un nuevo ministerio, en este caso de Asuntos Penitenciarios, como lo anunciara irónicamente el ministro de interior y justicia. No es con más burocracia como se va a resolver este grave problema. Se necesita comenzar con humildad admitiendo la grave dimensión del problema, declarar la crisis carcelaria y a partir de allí convocar a los distintos actores con autoridad y voluntad para aportar soluciones, independientemente de su posición política. Sólo así comenzarán a aflorar las soluciones y los resultados. Por nuestra parte estamos dispuestos a dar el debate y proponer soluciones.

Desastre eléctrico

Luego de decirnos durante más de un año que el sistema eléctrico venezolano estaba blindado, las máximas autoridades de gobierno del país anuncian racionamiento para el interior del país, aumentos tarifarios y lo que es peor, ordenan a los industriales venezolanos generar por su cuenta la electricidad que requieren para su actividad. Alerto sobre esta grave irregularidad. Constitucionalmente, es obligación del estado suministrar los servicios básicos. Las plantas eléctricas que está instalando el sector privado son costosas, ineficientes para generación eléctrica y consumirán un combustible de alto costo y que no se sabe si estará disponible por parte de PDVSA. Los consumidores terminaremos pagando por esta terrible ineficiencia, a través de productos más costosos y lo que es peor, seguramente más escasos. Sufrirá el empleo y la economía. Más de un tercio de los consumidores venezolanos no tiene medidores. ¿Cómo se puede esperar que se motive el ahorro y la eficiencia con este desorden e improvisación?

Ideas y/o sugerencias para la Asamblea Nacional

Pedro Espinoza, consecuente lector, propone que parte del excedente petrolero se use para conformar un fondo para construcción de viviendas. Los fondos excedentarios creados por Noruega y Alaska son ejemplos a estudiar. Mientras otros países establecen políticas de ahorro responsable, acá en Venezuela aprobamos un endeudamiento irresponsable y excesivo, sin claridad en los objetivos de gasto. Pedro R. no comenta que la escuela Bolivariana José Ignacio Paz Castillo, en Los Mecedores, no proporciona alimento a sus alumnos desde hace 3 semanas. Mandan a los niños a las 12 a sus casas, recortándole sus horas de aprendizaje. Pediremos a nuestros equipos de Caracas que investiguen esta grave situación. Enrique Lucena alerta sobre el desorden migratorio que sufre nuestro país. Sin duda un importante tema para discusión. José Luis Morantes critica la discrecionalidad en el otorgamiento de divisas. Insumos importantes dejan de entrar al país, mientras que se aprueban dólares preferenciales para espectáculos poco relevantes.  ¿Tiene usted amigo lector ideas o sugerencias para la Asamblea Nacional? Escríbanos a ideasAN2010@gmail.com o avísenos por twitter a @JulioBorges o @Pr1meroJusticia.

Fuente: Últimas Noticias

Junio 2011