Artículos

Las caras de la derrota

Si había alguna duda sobre la impresionante victoria política de Henrique Capriles del pasado 14 de abril, el comportamiento del gobierno nos muestra diariamente que no saben cómo asimilar la derrota.

La ministra Iris Varela, sin ser juez ni fiscal, declara públicamente que tiene lista una celda en Yare para Henrique y le promete “que no le va a pasar nada”, una promesa que no le puede hacer a ninguno de los miles de presos muriendo de mengua en las cárceles venezolanas. Durante la gestión de Iris ha muerto en promedio más de un preso por día en Venezuela y están frescas en nuestras mentes varias masacres, incluyendo la de Uribana a comienzos de este año.

La fiscal general Luisa Ortega Díaz anuncia el inicio de averiguaciones para ligar a Henrique a hechos de violencia y sugiere que pudiera haber una instrucción “subliminal”. ¿Terminarán acusándonos de transmisión de pensamiento? Las familias de más de 50 asesinados diariamente en Venezuela quisieran ver la misma diligencia para que se haga justicia en sus casos, y lo más importante, para que se acabe de una vez por todas la impunidad en nuestro país.

La Asamblea Nacional, descuidando su función fundamental de trabajar en leyes para atender los principales problemas de los venezolanos, anuncia la creación de diversas comisiones para investigar a Henrique, colocando todo el poder del estado en la misión de destruir al líder fundamental del futuro y el progreso.

La defensora del pueblo desprecia e ignora a estudiantes golpeados, maltratados y humillados por cometer el pecado de disentir, al tiempo que se preocupa por centros de salud “presuntamente” incendiados, mentira de patas cortas, luego que los propios vecinos constataron que no hubo daños. 

El camino de la paz pasa por la madurez que demuestren los rectores del Consejo Nacional Electoral para cumplir con su palabra empeñada el pasado 17 de abril, conduciendo una amplia auditoría que permita a los venezolanos conocer lo que verdaderamente pasó el 14 de abril.

A Henrique Capriles y a quienes lo acompañamos no nos apartarán del camino de la justicia, la paz y de la defensa de los valores democráticos.

La batalla de los empleados públicos

La cacería de brujas que intentan distintos funcionarios del gobierno para identificar a empleados públicos que pudiesen haber votado por Henrique Capriles asquea a los venezolanos y demuestra la debilidad moral del oficialismo.

Confío plenamente en que los empleados públicos van a defender su derecho a votar por quien deseen y cuentan con todo nuestro apoyo en esta lucha.

 Si Nicolás Maduro tuviese principios y valores, hubiese ordenado, para dar el ejemplo, la destitución del ministro Molina, filmado cuando amenazaba con despido retaliatorio a personal de su despacho, y hubiese girado instrucciones para que cese de inmediato el hostigamiento a los empleados públicos. Con todos debemos contar para echar palante a Venezuela.

Ideas y/o sugerencias para la Asamblea Nacional

¿Tiene usted amigo lector ideas o sugerencias para la Asamblea Nacional? Escríbanos a ideasAN2010@gmail.com o avísenos por twitter a @JulioBorges o @Pr1meroJusticia.

Fuente: Últimas Noticias

Abril 2013