Artículos

La salud que merecemos

Las imágenes que vimos esta semana, mostrando a pacientes de la sala de emergencia del hospital Nuñez Tovar de Maturín en el suelo, esperando para ser atendidos, es uno de los innumerables testimonios del terrible deterioro que presenta la red hospitalaria pública en el país. Los venezolanos merecemos más y muy pronto Henrique Capriles estará presentando un detallado plan para resolver las fallas fundamentales en un período muy corto, de modo que no solo en Caracas, sino en el resto del país, contemos con un sistema que funcione.

Expertos del ramo nos explican que en 1998 el sistema nacional de salud atendía 95% de los casos, mientras que el sector privado trataba el 5% restante. Catorce años después el sector privado, con 5.000 camas, atiende 38% de los casos, mientras que el sector público, con 42.000 camas (se necesita el doble), atiende apenas 62% de los casos. Esta realidad nos muestra que el presidente de la república ha en realidad avanzado a pasos agigantados hacia la privatización del sistema de salud en el país, mientras se dedicaba a regalar los recursos petroleros de los venezolanos a otros países.

La inauguración del hospital Pérez de León II, luego de años y años de retraso y de un sobre costo escandaloso, muestra el talante divisionista del gobierno. Una de las claves fundamentales para mejorar el servicio es la descentralización de la administración de los hospitales. Autoridades locales, cercanas a sus ciudadanos, manteniendo y operando los centros de salud, trabajando coordinadamente con el gobierno central. Vecinos de Petare recuerdan perfectamente que este centro de salud lo vienen prometiendo desde el primer período de Papi, Papi.

Ideas y/o sugerencias para la Asamblea Nacional

Humberto Vivas nos escribe recomendando que insistamos sobre el secreto del voto. En eso andamos. También reflexiona sobre la importancia de una transición ordenada, entre el 8 de octubre del 2012 y el 10 de enero del 2013. Coincidimos e incluso hemos propuesto una ley de transición que facilite el tránsito al nuevo gobierno. Jesús Cáceres nos ayuda a repasar con detalle nuestra dependencia de alimentos importados. Las cifras son realmente preocupantes: la mitad de la carne que comemos es importada, 60% de la leche, 30% del maíz, 35% del arroz, 90% del aceite, dos tercios del azúcar, 85% de las caraotas, 10% del pollo. Como dice nuestro candidato, si seguimos por este camino, dentro de poco comenzaremos a importar plátanos…  ¿Tiene usted amigo lector ideas o sugerencias para la Asamblea Nacional? ¿Quiere hacer algún aporte para el plan de gobierno de Henrique Capriles? Escríbanos a ideasAN2010@gmail.com o avísenos por twitter a @JulioBorges o @Pr1meroJusticia.

Fuente: Últimas Noticias

Agosto 2012