Artículos

Julio Borges: Primeras piedras

Nicolás Maduro está desesperado al ver cómo todas las encuestas reflejan una caída en la evaluación de su gestión ante la total incapacidad para resolver los problemas del país, en particular la grave crisis económica que no ha sabido manejar.

Es tal el desespero que en días recientes Nicolás Maduro mencionaba que el Gobierno tenía que supuestamente “inaugurar” unas 30 o 40 obras diarias, y todos sabemos que durante años este Gobierno lo único que ha hecho es reciclar promesas y más promesas.

Estamos hablando de obras de todo tipo que se prometieron a diestra y siniestra sin la más mínima capacidad de ejecución, con el “caradurismo” que los caracteriza y que pretenden distraer a la población con su “show permanente” por radio y televisión. Una muestra muy clara es lo sucedido con la Misión Vivienda, que se encuentra totalmente paralizada y hasta las propias cifras oficiales del Banco Central reflejan una caída abrupta en la construcción.

Nicolás Maduro ya no sabe qué inventar para intentar mostrar alguna gestión; tenemos información que están buscando cualquier manera de inaugurar “algo” de las grandes obras prometidas en años anteriores y que ya pasó su fecha prevista de culminación. Estamos hablando de proyectos como la Línea 5 del Metro de Caracas o el Metro para Guarenas/Guatire y el de Los Teques, o la culminación del Metro de Valencia y el de Maracaibo. Está también el segundo puente sobre el Lago de Maracaibo que ya le han colocado la “primera piedra” en varias oportunidades, o la culminación del Ferrocarril desde Puerto Cabello a Turén que está paralizado. También prometieron la prolongación de la Cota Mil en Caracas y un tramo de autopista para conectar la Regional del Centro con la Autopista de Oriente. Obras que tienen años repitiendo que se van a culminar y nunca llega el día.

Lo peor de todo es que se robaron los reales de estos proyectos y la espera continúa. Es por eso que están raspando la olla de las reservas internacionales y el oro en el Banco Central, a esto se debe el viaje de Nicolás Maduro a China a ver si consigue más dinero para seguir montando su “show” para burlarse del Pueblo, pero no se lo vamos a permitir. Vamos a desmontar sus cuentos y mentiras, y el 8 de diciembre castigarlos con nuestro voto apoyando a los candidatos de la Unidad.