Artículos

Julio Borges: Continúa el descontento

Recientes sondeos de opinión reflejan el descontento de los venezolanos ante la pésima situación del país por la crisis económica generada por el gobierno de Nicolás Maduro. A través de un estudio de opinión se les consultó a los venezolanos mayores de 18 años, si el país va por buen o mal camino, el 71% dice que Venezuela va por mal camino, de cada 10 venezolanos, 7 sienten que el país va por el camino equivocado. La mitad del oficialismo piensa que el país va por mal camino y que las cosas están empeorando.

Al consultarle a los encuestados sobre los responsables de la crisis económica en el país, el 65,9% de los venezolanos contestó que es culpa del gobierno nacional, solo el 18% de los consultados cree que la mala situación se debe a la supuesta guerra económica que llevaría a cabo la oposición.

Queda demostrado con estas respuestas que el cuento de la guerra económica ya nadie se lo come, el país está claro en que el origen de la crisis económica está en que entró un millón de millones de dólares que se botaron, se los robaron o los regalaron. Y después de todo este despilfarro del dinero de los venezolanos por parte del Gobierno, ahora devalúan para meterle la mano en el bolsillo y hacer que los venezolanos paguen los platos rotos.

En Venezuela no hay culpables por la crisis económica. Aunque Mario Silva en su audio habló de todo el guiso de Cadivi, del dinero que se robó el Gobierno, mencionó a Diosdado Cabello y a su hermano, a Cilia Flores, al propio Nicolás Maduro.

Jorge Giordani reconoció que se robaron 20 mil millones de dólares, Rodríguez Torres y Edmé Betancourt también reconocieron este robo, pero quien lo está pagando es el pueblo venezolano. Lo grave es que quienes se robaron esos dólares no han sido castigados, a nadie se le ha abierto una averiguación. Se prometió que se iba a publicar la lista de empresas de maletín y no se hizo. Fuimos a hablar con la Fiscal General y ni nos recibió, solo contestó que no sabía nada, que eso no existía, que no se ha enterado. Allí podemos ver la complicidad del Gobierno y de las instituciones con la corrupción. Estamos frente a un régimen que se cae a pedazos, por eso debemos seguir luchando para cambiar esta realidad.