Artículos

El camino de la esperanza

El jueves 1º de septiembre toda Venezuela manifestó en pro de su derecho al voto, a tener una fecha para el referendo revocatorio como lo establece nuestra Constitución.

Esta fecha, que fue tan esperada por millones de venezolanos para manifestarse pacíficamente, logró sobrepasar el millón de personas en las calles de Caracas.

Las agresiones, amenazas y detenciones a dirigentes políticos se multiplican a lo largo y ancho del país. Los atropellos y vejaciones a los que queremos un cambio en vez de atemorizarnos nos ensanchan el corazón y el espíritu. Por cada compañero en problemas crecemos en solidaridad y espíritu democrático.

Soñamos con una Venezuela de justicia, sin privilegios, donde nuestros hijos puedan estudiar, alimentarse adecuadamente, tener acceso a la salud y oportunidades acordes a su esfuerzo y capacidades.

Soñamos con un país donde disentir políticamente no sea un delito ni una razón para despedir a nadie de su puesto de trabajo.

Soñamos con un país donde se pueda caminar a medianoche por cualquier calle sin temor a que nos roben o asesinen.

Soñamos con un país que produzca sus propios alimentos y que incluso pueda exportar un poco a nuestros vecinos, diciendo con orgullo: ¡hecho en Venezuela!

Soñamos con maestros bien remunerados, bien formados y motivados, capaces de construir una nueva generación de jóvenes emprendedores, comprometidos con el país y su prójimo.

Soñamos con hospitales públicos donde todos queramos ir, porque son los mejores de Venezuela.

Soñamos con carreteras y autopistas en óptimo estado, por las cuales se transite libremente.

Por todos estos sueños y muchos más marchamos y luchamos pacíficamente por un cambio para Venezuela.

Es por eso que el jueves dimos los próximos pasos, debemos seguir luchando por el derecho de ejercer el voto en el referendo revocatorio. Es por ello que el 7 de septiembre iremos a las oficinas del Consejo Nacional Electoral en todo el país a ratificar nuestras exigencias sobre las condiciones y la fecha para la consulta nacional de 20% del padrón electoral.

Venezuela se merece un futuro mejor, y es a través del referendo revocatorio es que lo podemos lograr.