Artículos

¿Cuánto falta?

Mucha gente se acerca y me hace esta pregunta, ante la gravísima crisis política que vive nuestro país. Aunque entiendo la angustia, genuina y válida, pienso que la pregunta que nos debemos hacer es otra: ¿Qué podemos hacer nosotros para que Venezuela cambie? El cambio y la velocidad de cambio dependen de cada uno de nosotros. No hay soluciones mágicas. Por nuestra parte estamos comprometidos con el futuro, con el progreso, la paz y la reconciliación de los venezolanos, sin importar si este esfuerzo toma días, meses o años.

Golpe al parlamento

Los golpes que recibimos esta semana en la Asamblea Nacional, viles y cobardes, más allá de los daños físicos, de por si considerables, representan un golpe estado por parte de Diosdado Cabello y su pandilla a una institución fundamental en la vida democrática de un país, como lo es el congreso. No hay tenientes ni generales en la Asamblea Nacional, todos tenemos el mismo rango y los mismos derechos, fruto de los votos que nos llevaron al hemiciclo. No callará nuestra voz mientras tengamos vida.

Hemos alertado a Nicolás Maduro y lo seguiremos haciendo, en el sentido que Diosdado Cabello promueve acciones violentas para desestabilizar al país.

Pobresores universitarios

Los sueldos de los profesores universitarios son tan bajos que el ingenio popular le ha cambiado el nombre a pobresores. Si un profesional universitario, luego de 10, 15 y hasta 20 años de estudio no puede ganar lo suficiente para alimentar y mantener a su familia, no es de extrañar que termine manejando un taxi o buscando cualquier otro oficio que le permita subsistir. Esta situación no es casual. Forma parte de la política de asfixia al sector universitario por parte del gobierno, para tomar espacios donde enfrenta crítica y disidencia política.  Durante muchos años las universidades venezolanas atrajeron, con buenas condiciones socioeconómicas, profesores universitarios de otros países. Hoy los nuestros migran o cambian de profesión y nuestros estudiantes sufren las consecuencias.

Lácteos Los Andes

Hace pocos días un grupo importante de trabajadores de esta empresa del estado protestó a las puertas de la vicepresidencia de la república, alarmado por la grave situación que presenta Lácteos Los Andes. Afirman los trabajadores que la producción ha caído 30% en los últimos meses y que han sido engañados. Temen que la empresa esté quebrada, como muchas de las empresas expropiadas por el gobierno en años recientes. El tema toma especial importancia ante la escasez de alimentos que agobia a los venezolanos. Como lo señala el economista Angel Alayón en el portal www.prodavinci.com, el gobierno controla actualmente el 80% de la producción de café, 47% de la harina de maíz, 62% del azúcar y 26% del aceite. Al momento de la expropiación de Lácteos Los Andes, esta empresa suplía 40% de los lácteos consumidos en el país. ¿Dejará Nicolás Maduro quebrar esta empresa para terminar aumentando nuestra dependencia de productos importados de Colombia, Argentina, Brasil y Uruguay?

Ideas y/o sugerencias para la Asamblea Nacional

Félix Martínez nos escribe por primera vez, para recomendarnos que no descuidemos las próximas elecciones municipales. Su nota me da pie para abordar el tema. Como lo ha reiterado Henrique Capriles, el camino electoral, lleno de obstáculos, con árbitros parcializados, enfrentando todo el poder de un estado inescrupuloso, sigue siendo la autopista para lograr el cambio y el progreso que necesita nuestro país. ¿Tiene usted amigo lector ideas o sugerencias para la Asamblea Nacional? Escríbanos a ideasAN2010@gmail.com o avísenos por twitter a @JulioBorges o @Pr1meroJusticia.

Fuente: Últimas Noticias

Mayo 2013