Artículos

Cambia Venezuela

 Esta semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), una organización a la que pertenece Venezuela, publicó las proyecciones económicas 2015 para la región.

De 33 países en la región, 31 crecen y solo 2 tendrán una caída en sus economías (PIB): Brasil retrocede en 1,5% y Venezuela ¡en un superalarmante 5,5%! Como he comentado en otras ocasiones, lo que ocurre con nuestro país, en términos de encogimiento económico, es como si usted llevara a su hijo al pediatra y cada 6 meses su médico le dice que el niño está más pequeño. Esta anomalía es un síntoma claro de una grave enfermedad, producto de un modelo económico fracasado, que nos condena a ser cada vez más pobres.

La economía de diversos países a los que Venezuela ayuda regalando petróleo, como Cuba, o vendiéndolo a mitad de precio, como República Dominicana o Nicaragua, por nombrar solo a dos, está muchísimo mejor que la venezolana. Bolivia y Ecuador, a pesar de la cercanía que dicen expresar con el Gobierno venezolano, tienen sus economías en franco crecimiento, con los anaqueles de los supermercados llenos.

La economía de Cuba crecerá 3%, la de República Dominicana y Nicaragua 4,8%, la de Bolivia 4,5% y la de Ecuador 1,9%. Todas positivas y todas chupando recursos de los venezolanos.

Diversos expertos internacionales pronostican que Venezuela está inexorablemente destinada a incumplir sus obligaciones de deuda (default) en 2016. Con el debido respeto, estamos totalmente en desacuerdo con esta afirmación. Con una Asamblea Nacional fuerte, capaz de cuestionar a los ministros y a todo el tren de gobierno, y de cuidar el manejo de las finanzas públicas, seremos capaces de hacer los ajustes necesarios para no solo cumplir con nuestros compromisos, sino generar excedentes para emplearlos en generar progreso y oportunidades. Estamos comprometidos en esa causa.

Algunas fuentes afirman que el verdadero propósito del viaje del Presidente de la República esta semana a Nueva York fue para pedir dinero prestado al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Ningún organismo serio le prestará dinero a Venezuela si no muestra intención de enmendar sus errores.